Cine
  In the Loop
 

Por Magalí Vander Vorst



Si, no, si, eh… ¿quieres una pastilla de menta?... Así es como resuelven los problemas los políticos en In the loop. Una divertida comedia del inglés con ascendencia italiana Armando Iannucci. Esta es su primera película como director y aprovecha la ocasión para parodiar cómo toman las decisiones los políticos más importantes.

 

La película se desarrolla en torno a una decisión: guerra contra el medio oriente si, guerra contra medio oriente no. Que se puede identificar sin mucho esfuerzo con la guerra de Irak, pero sirve para cualquier decisión que cualquier gobierno toma sin que nos demos cuenta.  En vez de aburridas reuniones y estrategias con nombres extraños a los que cuesta seguirles la pista, lo que nos encontramos es que la gran política se hace como jugando a las chapas. Y las reuniones son cumpleaños de niños en los que al gordito no le han invitado a la fiesta porque se tiró un pedo, al alto no le hacen caso porque le huele la boca… y al final parece que se acaba decidiendo todo a cara o cruz entre los guays que han sido invitados.

 

Así transcurre la película, cada personaje hace un constante esfuerzo por estar en la cresta de la ola, un estrés corriendo pasillos, gritando al de al de abajo y aguantando la bronca del de arriba, yendo de país en país por saber quién eres: el que manda, el niño gordo, la niña pija, o al que todos fingen admirar pero luego ignoran… Todo esto envuelto con diálogos larguísimos, a veces demasiado,  pero muy mordaces, viperinos y que descubren que la diplomacia ya no es cosa ni de políticos.

 

Pero no es la típica comedia comercial. La realización tiene un componente muy real con la cámara al hombro, sobre todo en las escenas de diálogos en primeros planos. Gracias a esto, las discusiones de los gobernantes por una simple invitación a una fiesta nos parecen más importantes. Tiene una estética de documental que nos acerca mucho a sus problemas y entendemos que la mayor tontería es vital para que estés en la onda – o finjas que estás en la onda-  y no te hagan el vacío

 

Esta estética recuerda mucho a la exitosa serie, también inglesa, The Office, donde se intenta hacer pasar por documental la situación de una oficina. El resultado es que en los menores detalles que se captan gracias a esta estética, están las mayores carcajadas; una mirada furtiva, un dedo en la nariz... En ambos –la serie y la película-  los actores son desconocidos. In the loop es un largometraje barato que lo ha dejado todo al guión ya que, además de no tener efectos espectaculares, los actores son poco conocidos. Pero esto ayuda a dar más veracidad a la cinta.

 

Eso sí, no os hagáis ilusiones con los personajes porque, por mucho que te encariñes con ellos, acaban siendo al final lo mismo, políticos. Pero es muy útil para imaginarte que es tu gobierno y reírte un rato… por no llorar.










Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu mensaje:
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=